Joven venezolano en Colombia fue acribillado por sus homicidas: la familia clama justicia

#COLOMBIA / MUNDO – Un terrible caso de secuestro y desaparición forzada llegó recientemente a la redacción de nuestro medio de noticias La Critica Aruba, fuimos contactados por un familiar de Anibal Germán Guardián Núñez, venezolano de nacionalidad; con fecha de nacimiento 16 de marzo de 1984, quien el pasado 28 de julio del 2020 desapareció en la ciudad de Cúcuta, en Colombia.

Conforme a datos aportados por la hermana, Kellys Guardián; Anibal que residía en la ciudad de San Cristobal, en Venezuela, desapareció sin dejar rastro alguno cuando era acompañado por la novia identificada como, Marbel Durán. El joven habría viajado a la ciudad de Cúcuta en Colombia a cobrar un dinero que le adeudaba el jefe; identificado como Darwin, apodado el Compa; con quien laboraba en una empresa clandestina de transporte ejecutivo fronterizo.

Al arribar a la ciudad de Cúcuta el 26 de julio de 2020; Anibal llegó al apartamento de Mario Vásquez Millán un amigo del empleador. El domicilio se encontraba en las torres del Bosque, en el número 702. El martes 28 de julio Guardián según relató su pareja Durán, salió con quienes saldarían su deuda; Mario y el compa, en una camioneta blanca.

Desde ese momento no se supo más de Anibal; se esfumo sin dejar rastro. Muchas versiones han manejado los entes judiciales desde la última vez que fue visto; pero ninguna ha sido confirmada hasta estos momentos.

La causa de la muerte

En algunos audios que posee la fiscalía, uno de los implicados en la muerte de Anibal Guardián apodado con el alias el Topo; explica claramente que el joven habría sido asesinado por Darwin y varios de sus secuaces, por la presunta venta de un vehículo de transporte de la empresa fronteriza propiedad del mencionado Darwin.

El Topo, refiere en la declaración «lo asesinaron por chocón» y hasta un video le hicieron mientras era acribillado por varios sujetos incluyéndose. Anibal supuestamente empeñó el automóvil para ayudar a un compañero que tendría una emergencia familiar; y cuando fue a hacer el pago y retirar el carro; quienes lo empeñaron se negaron a devolverlo.

Localizan una osamenta

El 21 de noviembre del  2020, fue localizado en San Cayetano Cucuta, detrás del mega colegio, un cadáver en avanzado estado de descomposición por los entes policiales de la entidad colombiana; el equipo forense levantó los restos y algunas pertenencias. La hermana, Kellys, que fue notificada del hallazgo días después; cuando se apersonó a la sede jurídica, logró identificar algunas de las prendas que vestía Anibal el día que perdieron su pista.

La osamenta según el reporte forense tendría varios impactos de bala, uno en la cabeza y otro en el tórax. La data de muerte sugería de acuerdo al estudio pericial que pudo ser asesinado el mismo día o unas horas después que desapareció la víctima; es decir el 28 de julio del 2020, fecha en que los parientes denunciaron la extraña ausencia de Anibal.

A casi dos años de cumplirse la desaparición de Anibal la familia no ha podido descansar en paz; los entes encargados del caso en Colombia se han burlado de su dolor; no han emitido el respectivo reporte de ADN con la confirmación de que el cuerpo hallado en la localidad de San Cayetano, pertenezca a Anibal; tampoco se han movilizado para dar con el paradero de quienes cegaron su vida. A pesar de que poseen los datos y toda la información de los presuntos homicidas.

Los fiscales que han estado a cargo de este caso no han investigado los hechos; los testigos interrogados y demás involucrados siguen en plena libertad. La indolencia frente acciones de este tipo son repetitivas en Colombia; un país donde la justicia es ciega.

Los responsables judiciales a cargo de este proceso, Martha Lazaro; funcionaria del CTI, los fiscales Zuleima Amparo Cruz Gaona y Diego Fernando Durán Ortiz, no han brindado ningún tipo de respuesta a los parientes de Anibal, quienes se han encargado de averiguar aportar y facilitar los pormenores exactos de como sucedió el sangriento acto homicida.

Por las inconsistencias de los testigos que fueron interrogados días después de la desaparición esta clara la complicidad que existe entre sus asesinos; varios audios que poseen los fiscales corroboran la muerte de Anibal y dan mención de sus culpables, entre los nombres destaca el de Darwin apodado «El Compa», Mario Vásquez, Hector, Uriel y el alias el Topo.

¿Que esta esperando la fiscalía para abordar este proceso y entregar la prueba que confirme la identidad de Anibal para encerrar a los culpables? este es uno de cientos de miles de casos que posee el ente judicial colombiano de venezolanos desaparecidos.

La familia de Anibal que sufre por la terrible perdida denunciaron ante varias instancias que son amenazados constantemente por los peligrosos criminales que cegaron la vida de su pariente.

Desde este medio de comunicación internacional exhortamos a los entes judiciales del país colombiano a que desempeñen su labor y resuelvan los miles de procesos judiciales archivados de tantos venezolanos desaparecidos; y cumplan con sus funciones por responsabilidad, empatía, deber y juicio. Deberían velar con diligencia por la ciudadanía como funcionarios públicos.

Por Esperanza Luna

La Critica Aruba 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *