10 tips para adelgazar de manera saludable

#SALUD / MUNDO – Tener algún buen propósito en mente es una de esas inercias que, aunque parezca mentira, sirven para pararse a pensar en nuestras prioridades. El calendario nos hace pararnos a pensar «qué quiero cambiar». Y a las consultas de los nutricionistas van muchos pacientes que han pensado que su prioridad este año es perder peso. Es genial ver cómo hay gente que deja de buscar «dieta milagro» en Google y decide ponerse en manos de un profesional cualificado. De verdad que lo celebramos.

Y aprovechando el objetivo de muchos, el de llegar a un peso saludable, queremos destacar 10 consejos profesionales para alcanzarlo:

1. Ponte un objetivo claro y realista

Márcate un objetivo realista y fácil de conseguir. ¿Cómo? Buscando un método que te permita bajar de peso y luego mantenerlo sin comprometer tu estado de salud. ¿Cuál es el mejor método que te propongo? Cambia de hábitos y aprende a comer de una manera más saludable, adapta una alimentación o estilo de vida más saludable a tu situación o vida personal.

2. NO te obsesiones por el peso

“La mejor báscula es la ropa”. Debes valorar tu evolución con datos más objetivos como pueden ser la ropa, el que te quede mejor, el que te puedas poder un pantalón que antes no te entraba, sentirte más deshinchada/o y ligero. El valor del peso varía mucho dependiendo del momento en el que se peses, las condiciones, la cantidad de agua que hayas bebido, el alimento que hayas consumido, la regularidad de tu tránsito intestinal, el ciclo hormonal en el que te encuentres, e incluso el nivel de estrés que tengas actualmente.

3. Distribuye tu ingesta en varias tomas a lo largo del día.

El error que se tiende a cometer es pensar que cuantas menos calorías se ingieren, mejor. Dejar de desayunar o irse a la cama sin cenar no ayuda, al contrario, tal vez te estará alejando sin darte cuenta, de tu objetivo.

4. Aprende a decir que NO e identifica posibles SABOTEADORES.

El saboteador es esa parte de ti que te debilita poniendo excusas para no hacer algo que quieres o tienes que hacer. Hay que aprender a decir que NO pero también hay que aprender a comer por decisión propia, con conocimiento de causa y no por inercia, no porque la situación te lleve a ello, ni porque el entorno te propicie a ello.

5. Incluye la práctica de ejercicio físico en tu rutina diaria.

NO realices ejercicio como un método compensatorio de una mala alimentación, de ser así, te acabará pasando factura. El ejercicio físico solo NO ayuda a perder peso si igualmente comes más calorías de las que gastas.

6. Planifica tus comidas.

Realiza una planificación semanal de tus comidas y en base a ello, realiza la lista de la compra. Si la compra no está planificada, es muy probable que acabes comiendo o picando cualquier cosa que perjudique la calidad de tu alimentación y dificulte la bajada de peso. La presencia en casa de alimentos no saludables aumenta la posibilidad de fracaso, por lo que podría decirse que es un factor determinante del éxito a corto y a largo plazo.

7. Utiliza el método del plato

A la hora de planificar tus comidas y cenas te aconsejo que tengas presente el método del plato que te ayudará a asegurar que sean equilibradas, variadas y a delimitar cantidades. Dar preferencia siempre, con la mitad de tu plato,  a vegetales tanto crudos como cocidos. Con las ensaladas, la cantidad ingerida no suele ser suficiente, por lo que además no debes olvidarte de consumir también verduras.

8. Prioriza el consumo de agua frente a otro tipo de bebidas

Es el componente principal de nuestro organismo. Mantener un buen estado de hidratación es muy importante y se recomiendan beber de 1,5 a 2 litros de líquidos al día. Además de ser el mejor recurso para saciar nuestra sed, puede servirnos para controlar el impulso del hambre al contribuir a sentirnos más saciados durante el día.

9. Sé constante y perseverante con tu objetivo.

No te rindas ante el menor fracaso en la pauta. Piensa que es un cambio de hábitos lo que estás haciendo, por lo que no debes exigirte hacerlo perfecto sino mantenerlo en el tiempo e ir haciendo pequeñas mejoras.

10. Cuida tu tiempo libre, tu cuerpo, tu descanso y quiérete mucho

Haz actividades que te resulten placenteras y que te ayuden a evadirte de los problemas y a liberar estrés. Si tu vida está llena de cosas agradables, no necesitarás estar llenando tu estómago a todas horas ni liberar tu estrés con la comida. Además, vivir sin tanto estrés es el secreto de una mejor calidad de vida. Cuídate a nivel emocional.

Fuente profesionales de healthline

La Critica Aruba 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *