Abusaba de su hija por años y se suicidó al ser descubierto por la esposa

#VENEZUELA / MUNDO – Una situación familiar en la que se develaron secretos de vieja y reciente data, culminó trágicamente, cuando un exfuncionario de la Guardia Nacional disparó contra su esposa e hija, y luego decidió acabar con su vida, en el municipio Torbes, del estado Táchira en Venezuela.

Las víctimas quedaron identificadas como Fanny Contreras (esposa), de 47 años, y Fanny Patiño (hija), de 29 años.

Se desconoce cómo la familia llegó a este punto o cómo el secreto salió a la luz; pero, adicional a esto, el conflicto se agudizó cuando la madre se enteró que el padre de su nieta, una bebé de tres años, hija de Fanny, era el exmilitar.

La discusión llegó a niveles incontrolables, pues las mujeres se unieron para amenazar a Luis Omar con denunciarlo, por abuso sexual continuado e incesto.

Fue allí cuando, presuntamente, acorralado por las consecuencias familiares y legales que podría generarle esta realidad, Luis Omar tomó un arma de fuego y disparó contra ellas.

De acuerdo con medios locales las féminas recibieron un balazo a la altura del tórax izquierdo, con orificio de salida por la región infracapular izquierda, además de una herida en la mano derecha y otra en la pierna izquierda. Las autoridades las trasladaron al Hospital Central de San Cristóbal.

El sonido de los disparos causó alarma en los habitantes de la zona quienes llamaron a la Policía Nacional Bolivariana. Al llegar a la vivienda más de 10 funcionarios trataron de mediar por horas con el militar, que amenazaba con suicidarse.

La atroz verdad

Fanny Patiño descubrió que su esposo abusó de su hija desde los 14 años y que su nieta, de 3 años, en realidad es hija del militar. La hija tiene actualmente 29 años pero el hombre la agredía sexualmente desde hace 15 años.

Los funcionarios trataron de disuadirlo de quitarse la vida, informándole que su esposa e hija continuaban vivas; sin embargo, a las 11:40 minutos de la noche de este sábado, una detonación que se dejó escuchar en el interior de la vivienda, les hizo ver que el exmilitar había decidido quitarse la vida.

Al entrar al inmueble, efectivamente, lo hallaron sin signos vitales. Sentado en un mueble de la sala, Patiño se disparó en el temporal derecho, muriendo al instante.

Hasta el día de hoy miércoles 2 de marzo, madre e hija se recuperaban satisfactoriamente en el Hospital Central de San Cristóbal. Mientras que el exmilitar, fue sepultado en el cementerio de Santa Ana del Táchira.

Con información de diario La Verdad

La Critica Aruba 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *